El primer examen electoral de Obama

Actualmente nos encontramos en un momento políticamente muy interesante. Toda la maquinaria de la

Administración Obama y de su Ala Oeste está en pleno rendimiento y con las espadas en alto de cara a las siguientes elecciones, que están ya a la vuelta de la esquina. Estas elecciones jugarán un papel determinante de cara a los dos siguientes años de la Administración del presidente Obama.

El próximo 2 de noviembre de 2010 tendrá lugar en EE.UU. la primera gran cita en las urnas desde que Barack Obama ganase la presidencia. Tradicionalmente se denominan las midterm elections, puesto que se celebran durante el ecuador del primer ciclo presidencial. Será el primer gran examen electoral para Obama tras sus primeros dos años de gobierno.

En estas elecciones, los ciudadanos americanos acudirán a las urnas para votar en tres tipos de elecciones. Por un lado, el Congreso estadounidense, con sus 435 congresistas, se renovará al completo. Por otro lado, de los 100 senadores, habrá 36 asientos en juego. Por último, 39 de los 50 estados votarán para elegir su nuevo gobernador. Entre estos estados están los territorios económicamente más influyentes de los EE.UU: California, Florida, Nueva York, Massachusetts e Illinois. Pero dada la actual coyuntura social y económica en EE.UU., con problemas tales como los coletazos del vertido de crudo en el golfo de Méjico, las guerras de Iraq y Afganistán, la “descafeinada” reforma sanitaria, el auge del movimiento ultra derechista Tea Party, los problemas de inmigración en Arizona, las tasas nacionales de paro que siguen rozando el 10% de la población activa y la latente y aún visible crisis económica, harán que estas elecciones sean de vital importancia para la administración de Obama, puesto que pueden señalar un cambio de tendencia en el electorado norteamericano. ¡Un examen en toda regla!

Obama ya ha cosechado resultados electorales negativos a lo largo de este año. La más sonada a nivel nacional fue la pérdida por parte de los Demócratas del asiento del difunto senador Ted Kennedy en Massachusetts a favor del republicano Scott Brown, en una elección en la que trabajé en los headquarters del partido en la ciudad de Boston.

Obama está actualmente afrontado una clara crisis de popularidad. Año y medio después de su mediática elección, los índices de popularidad del presidente han bajado desde un 71% hasta un 49%, es decir, un suspenso (sondeo realizado por AP Polling – 16 agosto).

En esta primera columna, analizaré las elecciones al Senado, que serán sin duda una dura batalla por el control del Capitolio.

A fecha de hoy, de los cien senadores que componen la cámara alta, 57 son demócratas, 41 son republicanos y 2 son independientes. Los cargos tienen una duración de seis años, es decir, los 36 asientos jurarán cargo hasta enero del 2017. Hay que mencionar que los dos senadores independientes (Bernie Sanders – por el estado de Vermont- y Joseph Lieberman –por el estado de Connecticut-) han votado durante la última legislatura más a favor de las iniciativas demócratas que las republicanas. Dieciocho de los asientos en juego están actualmente ocupados por senadores demócratas y la otra mitad (los otros 18 asientos) están ocupados por republicanos.

Las últimas y más fiables encuestas vaticinan una clara derrota demócrata, pero sin perder la mayoría en el Senado. CNN Polling (de fecha 28 de agosto) proyecta que hay 18 asientos en situación de toss up (dudosos), de los cuales 8 de ellos están actualmente en un empate técnico. Por otro lado, Election Projection ha publicado recientemente que los demócratas perderán 6 senadores y que los republicanos ganarán 5 senadores, proyectando un balance final de 51-47 para los demócratas.

En todo caso es evidente de que los demócratas sufrirán una derrota en estas elecciones, pero aquí lo importante es saber como de dura y que profundidad tendrá dicha derrota. Personalmente dudo que pierdan la mayoría en alguna de las cámaras y porcentualmente perderán bastantes más escaños en el congreso.

La clave estará en la estrategia de Obama de cómo minimizar daños, ver que mensajes decide mover y como estructurar las distintas campañas en los estados. Obama ya anunció antes de verano que David Plouffe (director de la firma AKP Media), el estratega, gurú y artífice de la campaña Obama for America 2008, volverá a ser el director de campaña de los demócratas.

Estas elecciones sin duda marcarán un antes y un después en la carrera de Obama hacia un segundo mandato en la Casa Blanca en el 2012. La nota positiva que tiene Obama es que, a fecha de hoy, aún no existe ningún rising star republicano que este despuntando entre los políticos del GOP (siglas utilizadas para hacer referencia al Partido Republicano – significan Grand Old Party). Los republicanos eventualmente necesitarán cerrar filas en torno a uno o dos políticos suyos para hacer frente a la oratoria de Obama.

Una respuesta a El primer examen electoral de Obama

  1. Ana Baeza dice:

    You are back! Que bien.
    No sabia que eran de tanta importancia estas elecciones ni que los democratas estuvieran en tan bad shape!
    Estoy leyendo justo ahora en El Pais que Obama para remontar con vistas a las elecciones ha invertido 38.800 millones de euros en mejorar carreteras y vias ferreas, aeropuertos, como inversion para el futuro.
    PArece que el empleo no se esta creando al ritmo esperado tampoco.
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: